Amores Adolescentes… Rupturas con mucho Dolor

cryndigo red

 Terminar una relación amorosa es una de las situaciones más dolorosas en la etapa de la adolescencia. Tal vez fue nuestra primera relación en la vida o donde las experiencias corporales fueron más intensas. El caso es que cuando deseamos alejarnos de ella o de él, según sea el caso, la vida se vuelve un caos de emociones y aparece el doloroso fantasma de la dependencia hacia esa  relación.

Muchas veces iniciamos con una nueva pareja otra aventura, pero la atención, aún se haya centrada en el pasado. ¿Cómo te puedes despegar de ahí?

Sigue leyendo. Antes de que te vuelvas loca o loco.

Para eliminar la dependencia emocional uno mismo debe tomar la decisión de cambiar para volver a la cordura. Aquellos que sufren de apego excesivo, no disfrutan de la vida. Se enganchan en exceso y casi siempre, pierden su individualidad.

Hay un alto porcentaje de mujeres adolescentes con este problema, aunque también hay hombres que lo sufren exactamente igual que cualquiera de ellas, pero es sólo en su círculo más intimo de amigos que se sabe el problema. En la mujer casi siempre es tema de conversación y solidaridad entre ellas. En los varones genera vergüenza pues sienten que su hombría está en duda.

En hombres y mujeres, este fenómeno se da apareado a una muy baja autoestima que muchas veces puede ser tratado con terapia psicológica.

Sin embargo, no sólo existe la dependencia en las relaciones de pareja, también se puede dar en amistades, compañeros, familia y personas del entorno.

Una persona con apego enfermizo se caracteriza porque su felicidad se centra en una sola persona, no disfruta de otra cosa que no sea estar con quien “ama” o aprecia. También, su alegría depende de cómo le traten los demás y de lo que piensen de él o ella.

Si se sientes aceptado todo camina sobre ruedas, pero si siente que el entorno le es hostil que cae mal o haya mala opinión sobre su persona la felicidad se convierte en paranoia y hasta depresión. Se depende en exceso de los demás para estar bien o mal.

Cuando se evitas a toda costa dar opiniones contrarias para evitar enfrentamientos por el temor a molestar o a ser rechazado, ahí tenemos que observar esos focos rojos que pueden venir apareados de otros como son:

Anteponer el deseo de otros al suyo propio, sentirse sin capacidad de decisión, a tal grado que ceden el control de su propia vida.

Uno de los grandes problemas de esta sociedad “conectada” es que aunque en sus cuentas de redes sociales los jóvenes cuenten con miles y miles de “amigos” o millones de likes, las personas sólo se sientes bien consigo mismo si se sienten queridos. Pero si no hay alguien a quien querer o tienen un amor que no es correspondido, se genera un vacío insondable, y de acuerdo a los expertos, esa es una de las causas principales de depresión que están llevando al suicidio a muchos jóvenes.

La gran diferencia entre una persona dependiente a una persona no dependiente, es que cuando estas se encuentran están solas pueden tener momentos de melancolía, pero eso no les detiene para seguir disfrutando de otras facetas de su vida. Los dependientes y codependientes no pueden estar solos, se deprimen, su autoestima decae y no disfrutar de la vida. Los aniquila el sentimiento de culpa al adjudicarse el ser responsable de la felicidad de los demás, ya sea su pareja, la familia o aún las amistades. Se sienten con la obligación de tener a todos contentos, situación que tiene sus raíces en la dinámica de los millones de familias disfuncionales que caracterizan a nuestra sociedad moderna, donde el índice de familias en divorcio sobrepasa a las familias funcionales.

Cuando los síntomas de dependencia aparecen en la vida de una persona joven a la que le invade el miedo a perder a la persona que ama o a los amigos que aprecia y eso les impide disfrutar las relaciones familiares, es hora de buscar la agenda para llamarle al psicólogo pues sin duda aparecerán cuadros emocionales donde caen fácilmente en chantajes emocionales o los practican con quienes se encuentren a su alrededor. Además de ser protagonistas de novelas de la vida real donde prefieren sufrir, antes que dejar a la persona a la que están enganchado. Y eso ocurre porque su fortaleza se centra en no cortar la relación ya que sin esa persona, sienten que no se tiene la fortaleza de salir adelante sin el objeto de su deseo.

Las exigencias cobran vida. Se necesitas al otro, sino la existencia misma pierde todo sentido. Comienza la búsqueda rabiosa del “amado” o la “amada” pues se necesita ser correspondido a cualquier precio. Si no sucede se piensa que ya no les aman y sobreviene un berrinche donde todos la pagan. Todos tienen la culpa.

Comienza lo que ahora llaman “stalkeo” que no es otra cosa que el acoso, la persecución o el espionaje.

Se quiere tener el control total de la vida, del que no corresponde para tener la seguridad de que no se le perderá aunque eso haya sucedido mucho tiempo atrás . Se consiguen apps o amigos hackers para espiar e incluso, seguir las conversaciones que tienen con otras personas. Se obsesionan y dejan de vivir su vida para seguir la del otro, para asegurarse de que no hayan indicios de que dejan de interesarles. Se pierde toda la dignidad y se llegan a extremos ridículos y denigrantes para asegurar que quien ya no quiere seguir este ahí a toda costa. Muchos embarazos y violaciones se producen en esta etapa.

La dependencia por esa persona es a tal grado que los familiares y las amistades pierden importancia . Hay tendencia de aislamiento social, sólo se apetece estar con la persona, y cuanto más tiempo, mejor. La relación genera ansiedad, nunca están contentos porque se quiere más ya que se piensa que si se está mucho tiempo con el objeto amado, este no tendrá tiempo para generar otras relaciones .

Para eliminar la dependencia primero se debe reconocer que se tiene. Una vez que esto sucede y se ha reconocido el problema y se tiene la decisión de salir de ahí, hay que realizar un listado de cosas que has llegado a hacer por alguien, que a ti te perjudicaba. Debes ser consciente de que una persona dependiente no se fija en su bienestar personal, prefiere contentar a la otra persona para no perderla. Si quieres cambiar, lo primero que debes hacer es pensar en ti que tu bienestar sea lo principal en tu vida.

© Cryndigo™ 2017. Todos los Derechos Reservados

One thought on “Amores Adolescentes… Rupturas con mucho Dolor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *